LAS TRES PARTES DE UN SERMÓN

El sermón consta de tres partes: Introducción (o Exordio), Cuerpo (o Desarrollo) y Conclusión (o Peroración).

- Introducción: es importe que el predicador atraiga la atención de los oyentes desde el inicio de su mensaje, y que mantenga ese interés hasta el final. 

La introducción prepara la mente de los oyentes para que puedan comprender el tema del sermón y las ideas que se desarrollan en el cuerpo del sermón. Ayuda a captar la simpatía de la gente.

- Cuerpo: es el desarrollo del sermón de forma didáctica, que suele darse con la exposición de los temas que se abordarán y las referencias bíblicas que los sustentan. En este punto, cabe resaltar la importancia de que el predicador tenga, además de los conocimientos bíblicos y teológicos, información sobre la actualidad (Hay quienes dicen que un buen predicador siempre tiene que tener una Biblia y un buen periódico bajo el brazo.

Además, otro aspecto que hay que tener en cuenta es la precaución en cuanto a los temas que se abordarán, para que sean accesibles y fáciles de asimilar. Por así decirlo, el sermón no puede ser una verborrea intelectual y, en consecuencia, inalcanzable.

- Conclusión: es la parte del sermón responsable de llevar el tema a un final apropiado. Idealmente, la conclusión puede relacionar permanentemente la verdad predicada con la vida de los oyentes.

La mejor manera de preparar la conclusión es volver a pensar en el objetivo específico en mente, la razón por la que desea predicar el sermón. El oyente debe comprender claramente lo que el predicador quiere que haga, a la luz de las verdades presentadas en el mensaje.

Texto: Reverendo Marvel Souza (@marvelsouzaoficial)

Comentários

Postagens mais visitadas deste blog

Uma reflexão sobre o Tempo (Esboço de pregação)

ARMAD@S E PERIGOS@S

DEVOLVEU O PRESENTE?